Cine y Series/Conexión Oscars

‘Zero dark thirty’: grandeza más allá del cine

Jessica-Chastain-Zero-Dark-Thirty

Intentamos muchas veces –bajo un equívoco manifiesto– separar la política del arte o el deporte. Pensamos que es un tema que nos compete poco, que nos queda demasiado elevado como para formar parte de ello y que, quizás, para unas horas de entretenimiento que existen, éstas deberían alejarse de uno de los grandes problemas de nuestro tiempo. Nos olvidamos con ello de que la realidad está en que esos hombres a los que otorgamos legitimidad para gobernar –Don Corleone, que era muy sabio, siempre deseó este futuro para su hijo Michael– mueven al pueblo de la misma manera que lo hacen los hilos con las marionetas.

Pretendemos entonces sentarnos ante una pantalla de cine y que esto no se refleje. O que, si lo hace, lo haga de una manera levemente partidista. Si tiene que aparecer, que aparezca como una crítica templada que nos reconforte y nos haga creer que sólo con la contemplación podemos construir un lugar mejor, pero nunca como una censura abierta y menos aun como un reflejo de nuestra existencia.

Por eso, cuando llega un trabajo artístico brutalmente sincero, nos asustamos. Los que primero lo hacen son obviamente los guardianes del orden –y sus seguidores–, porque temen que se les alborote el gallinero. Pero también lo hace un pueblo que está tan poco dispuesto a tomar partido real como a buscar en los hechos una certeza que puede ser distinta de la que creemos o de la que nos enseñan los medios.

Kathryn Bigelow, directora de la maravillosa y compleja The hurt locker –obra que vergonzosamente tardé años en aprender a disfrutar–, consigue con Zero dark thirty todo lo que esta gente no es capaz de valorar: una soberbia película sobre la verdad. Y lo hace con una carga política muy consistente; pero que no se aleja en ningún momento de la objetividad. Muestra –con un nivel de documentación tan excelso que ha levantado ampollas en los servicios de espionaje americanos– todo cuanto la CIA tuvo que hacer para capturar –más bien asesinar– a Bin Laden, permitiendo al espectador posicionarse –si es que lo desea– en todas las posibilidades que integran la historia.

La cinta es intensa, sobrecogedora y tremendamente adictiva. Señala con una estudiada y explícita violencia –muy psicológica y totalmente justificada– las abyectas –¿y necesarias?– torturas estadounidenses. Éstas sirven como punto de partida –y no como excusa– para un relato mucho más grande que consigue un ritmo pausado, pero muy práctico y que cobra electricidad conforme avanza hacia una secuencia casi final –la del asalto a la guarida del villano– que, bajo los tonos verdes de las cámaras de visión nocturna, nos sumerge en veinte minutos de cine cuya única definición posible es la perfección.

El film podría quedarse ahí y aun así ser gigantesco; pero en lugar de conformarse con ser una crónica excelente sobre la moral del terrorismo y la ética –dudosa o no– de los gobiernos y sus inteligencias, busca adentrarse en el fondo de las personas que las protagonizan. Maravilloso es el caso de Maya –el personaje protagonista– una fría y confiada agente que intimida con su astucia y su serenidad. Un cuadro magníficamente dibujado por Mark Boal y llevado a la práctica de manera apabullante por una contenida y a la vez asombrosamente expresiva Jessica Chastain –sin duda la actriz del presente y el futuro– que nos deja un actuación –y particularmente una coda– de una silenciosa emotividad pocas veces vista.

Muchos no estarán preparados para los entresijos que aporta La noche más oscura –como tampoco lo estarán para el desplante a la felicidad que provoca la excelente Amour de Haneke–, pero no por ello deja de ser una película con una grandeza única que va más allá del cine. Un relato que se aferra a la verdad con vehemencia para darnos el mejor cine de la temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s